Reseña

Los Llévame y la tragicomedia mexicana

*Por Rafael Volta, Premio Nacional de Poesía Festival Internacional de Escritores 2020.

La diversidad cultural de México permite que cada generación intente responder, aunque sea de manera inconsciente y con sus canciones, a esa pregunta. Desde sus virtudes, Los Llévame son una banda en la que podemos escuchar la interpretación de la tragicomedia mexicana.

Con su música sabemos a qué suena el país en la segunda década de este siglo. Es lo que esperaríamos escuchar en una auténtica fiesta casera, que transcurre desde la noche hasta el amanecer, de veinteañeros mexicanos desencantados con el tiempo que les toca vivir.

Aquí se saborean varios momentos: la serenata al amor platónico, el baile, la cerveza, el cierre triste y mala copa, un velorio inesperado, y un canto a la soledad y al vacío de la generación millennial.

Rafael Volta

En las letras destacan dos temas inagotables: el desamor y la muerte. En cada estrofa luchan el discurso de sus padres y el discurso de su propia generación en una búsqueda por la identidad. Esa identidad la han logrado con la combinación de letras irreverentes nacidas desde la guitarra acústica. Los sintetizadores, guitarras eléctricas distorsionadas y una voz que si bien no es virtuosa, pero sí sincera y con un montón de sentimiento, agregan frescura al sonido.

Los Llévame son rock popular irreverente no apto para clasistas, sino para gente que desea bailar y disfrutar el presente. En sus discos habitan los sonidos contemporáneos de esa diversidad y contradicción que es México.

‘Calacas’, un disco con composiciones sólidas

El primer saludo de un artista es hacia la muerte. Los Llévame en su disco Calacas entienden esta premisa. Basan su discurso musical en el reclamo de una herencia sonora. Dicen que hacen “rock folk artesanal”. No les creo. Tampoco son una banda de rock queretano. Creo que más bien son una banda que hace rock latinoamericano y que, por encima de cualquier categoría, saben hacer buenas canciones.

Son de los pocos proyectos que le marcan el ritmo a la escena musical en Querétaro. Ya sabemos que usar máscaras no es nada nuevo, ni tampoco el uso de ritmos regionales: norteño, cumbia, bossanova, canto cardenche. Lo que funciona en ellos es el oficio de saber hacer composiciones sólidas; una carencia que es una constante en grupos de cualquier lugar del mundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: